Por Una Infancia Feliz Educada en Valores

Los ajustes sociales tendrán consecuencias “irreparables” en los niños, según la OIT

Se conmemora el Día Mundial por la Erradicación del Trabajo Infantil, que afecta a más de 200 millones de niños en el mundo.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha alertado de que la crisis está frenado el descenso que se estaba registrando respecto a la explotación infantil en el mundo y advierte de que el recorte en las políticas sociales tendrá “consecuencias irreparables” sobre la infancia.

Con motivo de Día Mundial por la Erradicación del Trabajo Infantil, el director la OIT para España, Joaquín Nieto, ha defendido que en situaciones de crisis es necesario “mantener robustos sistemas de protección social”.

“El enfoque de austeridad y de recortes con el que se está abordando la crisis implica una reducción de los mecanismos de protección social y por tanto dejar más desatendidos a los más vulnerables, como la infancia”, ha opinado.

En este sentido, ha destacado que la OIT ha alertado sobre la aplicación de estas políticas, “que además de no estar dando resultados económicos, está teniendo consecuencias sociales totalmente negativas”.
La propuesta de la OIT

“Nosotros proponemos un cambio de políticas en general, que vayan más a la reactivación de la economía y a acabar con lo que hemos llamado la trampa de la austeridad o el bucle de la austeridad, del que es imposible salir”, ha dicho.

Para el representante en España de este organismo internacional, “la combinación desempleo y debilitamiento de las políticas en gasto público, como educación, salud o atención a personas dependientes” está provocando “consecuencias irreparables” sobre la infancia.
Acabar con el trabajo infantil

La OIT, que sigue manteniendo el objetivo de erradicar completamente las peores formas de trabajo infantil en 2016, ha detectado que en los últimos años está aumentado la explotación infantil en niños de más de 15 años, con edad legal para trabajar en muchos países.

“Las estadísticas nos dicen que desde 2000 hasta 2008 se había conseguido reducir un 30% las peores formas de trabajo infantil en los niños menores de 15 años; después de 2008 se han estancado o incluso han aumentado”, sobre todo en niños de 16 y 17 años.

La OIT alerta de que “si no se actúa de una manera más activa y más consecuente, la crisis podría tener resultados nefastos en el objetivo de erradicar el trabajo infantil”.

“La crisis ha expuesto más a los niños de 15, 16 y 17 años, que pueden estar trabajando, haciendo un trabajo legal, pero dentro de las peores formas de trabajo infantil, haciendo actividades que no deberían hacer, y en ese sentido el trabajo no sería tan legal”.

Según el responsable de la OIT, “estas formas peligrosas de trabajo infantil” se producen sobre todo en sectores del campo y de la construcción. “Hay algunas alarmas que nos indican que podrían estar creciendo estas formas, como que ha aumentado el número de accidentes de trabajo en esa franja de edad”, ha detallado.

La organización plantea que se puede acabar con la explotación infantil, que afecta a 215 millones de niños en el mundo, si se aplican los convenios de la OIT, sobre la edad mínima para trabajar —que se sitúa al final de la educación obligatoria— y sobre las peores formas de trabajo.

“En los países industrializados, se ha conseguido erradicar prácticamente la explotación laboral en menores de 15 años”, ha dicho Nieto, quien ha recordado que el 60% del trabajo infantil se desarrolla en la actividad el campo, tanto en explotaciones comerciales, como familiares.

Fuente

Dejar una respuesta