Por Una Infancia Feliz Educada en Valores

Nelson Mandela o el despertar de la nueva conciencia.

Nelson Mandela:
“La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que él considera como su deber para con su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que he hecho ese esfuerzo y que, por lo tanto, dormiré para la eternidad”.

“Si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces él se vuelve tu compañero”.

“La mayor gloria no es caer, sino levantarse siempre”.

“Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada”



Se hace difícil escribir sobre quien ha descrito páginas tan brillantes de la historia, no tanto por su valentía, arrojo y coraje, que rozó la temeridad en ciertos episodios de su vida, sino por su humanidad, compresión y compasión hacia los demás, sobre todo para con sus presuntos enemigos, que le hacen parecer un ser venido de otros mundos lejanos ajenos al odio, la envidia o animadversión.
Desde una perspectiva política Nelson Mandela su lucha y revolución puede considerarse la única batalla ganada por la izquierda tras el final de la guerra fría quizás como han apuntado algunos crónicas y dirigentes políticos la clave de su éxito radico en combatir lo peor del ser humano con las armas más nobles.
Desde una perspectiva humana se hace casi inconcebible que un hombre pueda salir después de un cautiverio, absolutamente injusto, de más de veinte siete años sin un mínimo ápice de rencor ni resentimiento. Esa capacidad de perdón absoluto nos parece inconcebible, nos resulta ajena en este mundo convertido en un autentico cambalache pleno de mediocridad e ignorancia. Madiba se acercaba más a un ser de otro mundo de otra dimensión esa grandeza esa magnitud que marca una evolución superior nos remite a esa nueva conciencia a la que todos estamos llamados pero solo alcanzan algunos escogidos.

Te añoraremos, pero tu ejemplo será tu mejor legado. Gracias Madiba. Black Power.

Carlos Ramírez.

Dejar una respuesta